Mayaguez de Fiesta

AQUÍ TE ENTERARAS DE TODO...

Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 4
PobreEl mejor 
AddThis Social Bookmark Button

Política Viva

La separación de la Iglesia y el Estado, ¿Es algo bueno?

Puerto Rico es un país caribeño que por su historia tiene como religión dominante el cristianismo. La iglesia cristiana católica es la que cuenta con mayor número de seguidores, siguiendo en importancia la protestante. Los cristianos componen la inmensa mayoría de la población y su influencia es notable en la cultura, el gobierno y hasta la educación, aunque existe separación entre Iglesia y Estado.
La separación de Iglesia y Estado es el concepto legal y político por el cual las instituciones del Estado y religiosas (Iglesia) se mantienen separadas y la Iglesia no interviene en los asuntos públicos; teniendo cada parte una autonomía para tratar los temas relacionados con sus esferas de influencia. La separación Iglesia-Estado está relacionada con la extensión de la libertad de culto a todos los ciudadanos y se condiciona a partir de este derecho la relación entre el Estado y la Iglesia.

El Estado no le debe decir a los líderes de la Iglesia lo que tienen que hacer, y los líderes de la Iglesia no deberían decirle a los funcionarios públicos que hacer. Esta es la forma en que resumen su consideración sobre la "separación entre Iglesia y Estado". En Puerto Rico desde pequeños nos enseñan que la política nunca se debe mezclar con la religión. Se considera casi un dogma de fe el que debe haber una separación entre la Iglesia y el Estado. ¿Es esto verdad? De un tiempo para acá este panorama ha cambiado en la isla.

Recientemente la representante Alba Rivera le propuso a los feligreses novoprogresistas que dejen de aportar su dinero a la Iglesia Católica durante la colecta de sus misas en San Juan, "para que les duela en el bolsillo". Esto es para expresarle al Arzobispo, Roberto González Nieves su repudio por inmiscuirse en asuntos políticos. Si bien es cierto que el Arzobispo de San Juan ha intervenido en asuntos políticos, que a mi juicio lo que ha hecho es destapar las injusticias sociales y respetar la nacionalidad puertorriqueña, también no es menos cierto que líderes religiosos de otras denominaciones que hacen o hicieron campaña a favor de líderes del Partido Nuevo Progresista.

Fortuño expresó la semana pasada, que la Iglesia no debe intervenir en asuntos de Estado y que los políticos no deben entrar en temas de la Iglesia.  ¿Por qué la hipocresía? ¿Cómo se le puede llamar a lo que él ha hecho en los pasados cuatro años? ¿Qué es lo que ha hecho Fortuño con Aníbal Heredia, además de casi hospedarlo en el Palacio de Santa Catalina? ¿Qué han hecho las iglesias identificadas con el PNP, además de cargarle las maletas a esta administración? Si existe separación de Iglesia y Estado, que se la aplique todo el mundo aquí y se termina la discusión. La Constitución de Puerto Rico no puede aplicar a unos sí y a otros no. La iglesia se ha hecho de la vista larga ante la incertidumbre que vive el País en diferentes áreas y temas de interés, pero sí respaldan abiertamente a líderes políticos. Entonces, ¿para quién trabaja la Iglesia? No han abierto su boca a favor del pueblo, solo para orar dentro de cuatro paredes, mostrándose exclusivistas porque no todos tenemos el mismo estilo. El Arzobispo de San Juan en ése aspecto tiene mí reconocimiento. ¿Dónde están los líderes cristianos cuándo asesinan a mujeres y a niños en la isla, como consecuencia de la violencia de género que afecta la sociedad? ¿Dónde están los líderes cristianos ante los desmadres en los servicios de salud? ¿Dónde están los líderes cristianos cuándo más de 30,000 almas perdieron sus empleos y como efecto dominó ocurrió lo mismo en el sector privado? ¿Dónde han estado los líderes cristianos cuándo el gobierno ha hecho lo que le ha dado la real gana con este pueblo? Las agendas de algunas iglesias para adelantar sus causas han traído serios problemas al País, mientras se ve el deterioro, ese desfallecimiento geralizado en la sociedad, vemos la democracia agonizante en las plazas del País que se muere de vergüenza ajena, pero no se está trabajando con la raíz del problema ni se está haciendo lo que se tiene que hacer. Todos estamos llamados a colaborar en la mejora del País. La Iglesia y el Estado, ambos pueden ir de la mano, si reconocemos que la "separación entre Iglesia y Estado" nunca puede significar que uno de ellos mira para otro lado cuando los ciudadanos son afectados.

En medio de la sinrazón... no hay ninguna lección más importante- en casa, en la escuela, en la iglesia, en la comunidad- que aprender a vivir con dignidad, con respeto, con responsabilidad y alegría con los demás.

Amigos, que continúe el buen hacer.
Hasta la semana próxima con una aportación adicional de, Política Viva...
---
Los comentarios y/o expresiones vertidas en esta sección no representan necesariamente la opinión de Mayaguez de Fiesta, sus miembros o alguno de sus auspiciadores.
Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
 

site visits
Contador de Visitas desde 01-Nov-11